top of page

El tiempo se extingue con mayor rapidez


Esta es una década decisiva para disminuir emisiones de gases de efecto invernadero y frenar el deterioro de la naturaleza.


Si en este tiempo no logramos remediar el impacto del cambio climático, entraremos en una etapa de incertidumbre que será negativa para toda la humanidad, sin importar sectores industriales, agropecuarios, empresarios, países desarrollados y subdesarrollados. Al final, este panorama se convertirá en una carrera de adaptación entre grandes potencias para proteger a su población y los pocos recursos a los que tengan acceso.


El año 2020 nos dio un adelanto de lo que será este terrible escenario: huracanes, incendios e inundaciones que a hoy han dejado grandes devastaciones y daños irreparables a los ecosistemas por todo el mundo, sin dejar a un lado los efectos negativos que se suman a la pandemia que aún seguimos viviendo. Durante el 2020, se registró la temperatura mundial más alta en la historia desde el siglo XIX (California: 54.4 °C), en la medida que aumenta el calor en la atmosfera y los océanos, se aceleran los procesos negativos como derretimiento de los polos, aumento de la intensidad de los vientos y la extinción de diversos ecosistemas. Lo anterior, lleva a que el clima se vuelva más inestable, demostrando que el cambio climático avanza a pasos agigantados.


Actualmente, Colombia se ha destacado por su activa participación en la COP26 en Glasgow, (Conferencia de las Nacionales Unidas sobre Cambio Climático), una apuesta decisiva para frenar las afectaciones del cambio climático que afronta actualmente el país. Dentro de las propuestas presentadas por el Gobierno Nacional, se pueden resaltar ser un país neutro de carbono en el año 2050, declarar el 30% del territorio nacional como áreas protegidas y disminuir el 51% de las emisiones atmosféricas en el año 2030, entre otras.


Debemos estar alerta, pues si en algunos años continuamos con la tendencia anterior, los grandes bosques serán un recuerdo, los animales estarán solo en los libros de historia y los ríos caudalosos, cuna de muchas civilizaciones, serán solo una anécdota. Parece que la naturaleza nos envía un mensaje para detener la extinción de la vida y es el momento exacto en donde cada uno de nosotros debe tomar conciencia ambiental con el fin de garantizar los recursos naturales necesarios para el desarrollo y continuidad de futuras generaciones.


#PorNuestraCasaComún #SomosParteDelCambio


Escrito por:


Carlos Mario Mejía Ruiz

Analista de Gestión Ambiental CRCSCB

Analista.ambiental@cruzrojabogota.org.co

28 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page